ROMA LUZ, C.F.
  Artículo nº 3. El Entrenador.
 
EL ENTRENADOR
 
Por Argelio González Rodríguez
Entrenador Nacional de Fútbol
Profesor de la Escuela Tinerfeña de Entrenadores de Fútbol
 
El entrenador de fútbol base como promotor de salud
 
 
Según la Organización Mundial de la Salud se entiende por salud el estado completo de bienestar físico, psíquico y social, y no sólo la ausencia de afecciones y enfermedades.
 
 
El deporte es un excepcional medio saludable para lograr un desarrollo integral de nuestros niños y niñas a nivel biopsicosocial, y el entrenador de fútbol base, es un importante referente para que este desarrollo integral se promueva con todas las garantías.  
 
El entrenador tiene una importante responsabilidad en su labor como educador. Pero para educar, y para enseñar hay una premisa lógica, fundamental y evidente, y es que debe haber sido educado y formado para ello. ¿Qué diríamos si el profesor o profesora de nuestros hijos e hijas en la escuela no estuviera preparado para enseñar? Seguramente pondríamos el grito en el cielo. ¿Y qué pasa en el fútbol? Pues en eso del fútbol parece ser que cualquiera vale para enseñar, para ser entrenador de un grupo de niños y niñas. Gravísimo error. Para que un maestro o maestra pueda enseñar a nuestros hijos e hijas es necesario que haya estudiado, pero para ser entrenadores de fútbol solo es necesario creer que se sabe de fútbol, y con que se trate bien a los niños, que faltaría más, ya es suficiente para ser un buen entrenador.
 
Cuando enseñamos creyendo que sabemos, estamos siendo imprudentes e irresponsables. Estamos atentando con la salud de niños y niñas y vulnerando unos de los principales derechos de los deportistas jóvenes que es el "Derecho a tener un entrenador cualificado y a tener una preparación adecuada para poder participar en las competiciones". La Organización Internacional Save of the Childen, recomienda que el entrenador de fútbol base tenga la suficiente formación para el desempeño de su trabajo con niños y niñas.
 
¿Y qué tenemos que aprender y saber para entrenar a un niño o niña, por ejemplo, alevín? Además de tener valores y actitudes, debemos tener conocimiento en: Primeros Auxilios y Anatomía, Táctica, Metodología de Entrenamiento, Técnica, Preparación Física, Reglas del Juego, Sociología, Dirección de Equipos y en Psicología. Quién domine estas áreas puede decir que está mínimamente preparado para ser un entrenador de fútbol base, para entrenar a ese equipo alevín. Estos mínimos conocimientos se aprenden en las Escuelas de Entrenadores de Fútbol. Un entrenador no solo transmite conocimientos sobre fútbol, es prácticamente imposible. En este proceso de enseñanza aprendizaje están implicados una serie de valores y actitudes de forma explícita e implícita como la adquisición de hábitos saludables y de una vida activa, trabajo en equipo, relaciones interpersonales, tolerancia, respeto a las normas sociales, disciplina, esfuerzo, amistad, paciencia, solidaridad, igualdad, satisfacción personal, justicia, deportividad, respeto, lealtad, control emocional, etc.
 
Un error muy frecuente es pensar que los entrenadores jóvenes, que empiezan a entrenar con toda la ilusión del mundo, van a aprender todo esto por su propia cuenta, por acción divina o por efecto de la magia, o bien viendo los partidos de los sábados por televisión, oyendo los comentarios de los periodistas o leyendo la prensa deportiva cada día. Nada más lejos de la realidad. Como dice Concepción Arenal "Con la ignorancia se armonizan bien los errores".
 
Un ejemplo real de todo esto fue lo que vieron mis ojos y el resto del alumnado que se está formando para ser entrenador, en el Ciclo Formativo de Grado Medio de Técnico Deportivo en Fútbol en las instalaciones del Mundialito de Tenerife y que me sirvió para orientar la clase de Bases Psicopedagógicas del Deporte que íbamos a comenzar:
 
Un joven entrenador, del Alevín Yanira realiza un ejercicio de tiro a puerta desde fuera del área con sus jugadores, digo realiza porque él también forma parte del ejercicio disparando a puerta y metiendo sus goles por la escuadra, parece que está más preocupado de su balón que de lo que hacen sus jugadores. Varios niños golpean al suelo en lugar de al balón, y lo hacen con fuerza, ya que para llegar a la portería deben golpear con contundencia. El entrenador no corrige la peligrosa acción técnica en ningún momento. ¿Y los porteros? Como si no estuvieran, parece que solo es un ejercicio para los que golpean. De repente al joven entrenador le apetece fumar, y en medio del ejercicio se dirige a sus enseres personales y enciende su cigarrillo, y continúa participando en el ejercicio. Supongo que no sería la primera vez.
 
Uno de los aspectos fundamentales que debemos tener presente los entrenadores de de base es que somos modelos de referencia para esos niños y niñas. Debemos hacer todo lo posible por transmitirles conductas y valores saludables. Tomar conciencia nos permite cambiar y mejorar en nuestra práctica profesional.
 
 
Todo esto es un pequeño ejemplo de la situación que está sufriendo el fútbol base. Esto también es educación, pero no una educación integral para nuestros jugadores jóvenes, ni una educación saludable. Es una negligencia. ¿Y negligencia por parte de quién? de las personas responsables que permiten que entrenadores sin un mínimo de formación estén al frente de un equipo de niños y niñas, por los padres y madres que permiten que cualquiera entrene a sus hijos e hijas y por todas aquellas personas que menosprecian y/o intentan normalizar este tipo de situaciones.
 
Por último, me gustaría felicitar a todas esas personas que han hecho o están haciendo el esfuerzo por aprender a ser buenos entrenadores de fútbol, que se preocupan cada día por ser mejores profesionales y que son conscientes de la seriedad y de la importancia que tiene el hecho de dirigir a un equipo de niños y niñas cada día. Y a esos dirigentes, que exigen que sus entrenadores estén mínimamente preparados, y a esas madres y padres que se preocupan y protegen a sus hijos e hijas cuando practican deporte. En definitiva, felicito a todas las personas que se preocupan por la salud de la infancia.
 
  Han entrado 149629 visitantes (420011 clics a subpáginas) en nuestra web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=