ROMA LUZ, C.F.
  Artículo nº 1. Los Niños.
 


LOS NIÑOS

Juan Díaz. Entrenador de fútbol 7.

 

Mi experiencia como entrenador es exclusiva del fútbol 7. Empecé en el año 2004 con un grupo de prebenjamines y, a partir de ahí, entendí que podía ayudar a formar a los más pequeños.

Los niños de 5,6,7 años no son jugadores, son niños y lo único que quieren es diversión. Jugar es lo que quieren los más pequeños... y los más mayores. Si en equipos profesionales los juegos divertidos y competitivos en los entrenamientos son los más aclamados por los jugadores, ¿cómo demonios vamos a incluir la preparación física específica en los más pequeños? Pues he visto barbaridades en los campos de fútbol. Auténticas barbaridades. Niños corriendo más de 45 minutos alrededor de un campo, Niños cargando a otros Niños  haciendo velocidad, Niños que no han visto un solo balón de fútbol durante una sesión de entrenamiento. Etc. Etc. Etc. Auténticas barbaridades.

 

Afortunadamente, estamos cambiando. En los siete años que llevo entrenando me he matriculado en los distintos cursos de entrenador. Actualmente, estoy cursando Nivel III que es el último escalón de la formación de entrenadores y, con intención "cero" de ser entrenador profesional, he podido adquirir amplios conocimientos en esta materia para poder trasladarlos a los más pequeños.

Una de las cuestiones que más me enorgullece como entrenador es cuando le digo a los jugadores que la semana que viene no hay entrenamientos porque hay semana blanca, semana santa, etc. Y ellos me dicen que no, que quieren entrenar, que da igual que no haya colegio, pero entrenamiento tiene que haber. ¿por qué? Porque se divierten. Porque a esa edad no entienden de ser jugadores de fútbol (aunque algunos, o la mayoría, de padres vean un futuro Messi, Cristiano Ronaldo, etc. De los padres ya hablaré en otra ocasión porque no exagero si digo que son el "cáncer del fútbol base").

No nos equivoquemos. El objetivo no es la diversión del niño porque eso lo podemos conseguir con la Play Station o la Wii. Mi único objetivo es la Formación del niño, pero el medio para conseguirlo es la diversión. Tratar al niño como lo que es... un Niño.

A un Niño no se le grita porque ha hecho un ejercicio incorrecto, al Niño se le corrige. A un Niño no podemos regañarle si está distraído porque quizás no hayamos sabido llamar su atención. A un Niño no se le exige, se le premia por los logros. A un Niño no le podemos decir que es muy bueno jugando porque estamos diciendo que hay otros peores. A un Niño no le podemos decir que es mal jugador, porque le falta formación......

Os garantizo que trato a todos los niños por igual, tanto en el trato como en la formación. Para mí, cada uno de ellos es parte del equipo, con sus defectos y sus virtudes. Durante toda la temporada (creo que cada semana lo digo, como mínimo, tres o cuatro veces) les recalco que somos un equipo, que ninguno es mejor que otro, que las victorias son gracias a todos y las derrotas son por culpa de todos. Que nadie falla, todos fallamos. Nadie acierta, lo hacemos todos. Es la filosofía que quiero transmitir durante toda la temporada. Que no sólo sean compañeros, que, además, sean amigos.

Una vez que los entrenadores entendamos que el "material" que tenemos para trabajar son NIÑOS entonces estaremos dando un gran paso en la formación de los posibles jugadores.
 

 
  Han entrado 149629 visitantes (420037 clics a subpáginas) en nuestra web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=